Home » Posts tagged 'personas'

Tag Archives: personas

Seguir el blog:

Benchmark Email
Powered by Benchmark Email

Lo que leo:

“You already know how to be Great” de Alan Fine

You Already Know How to Be GreatLa primera vez que oí hablar de este libro fue durante un curso de liderazgo al que asistí hace un año. Las principales ideas de este documento se utilizaron para enseñar el coaching como una técnica para la auto-mejora y el desarrollo del rendimiento de los colaboradores. De hecho, yo diría que éste es, además de otras cosas, un libro de coaching.
El autor basa su propuesta en la idea de que todo el mundo tiene el potencial para desarrollar un mejor desempeño. El potencial está bloqueado por la interferencia. Esa interferencia puede venir de la percepción de que necesitamos más conocimiento, pero el autor considera que “el problema no es tanto acerca de la adquisición de conocimientos, sino la ejecución de dicho conocimiento”.
Además del Conocimiento (Knowledge), hay otros tres elementos bloqueados por la interferencia:
Fe (Feith): nuestras creencias sobre nosotros mismos y sobre los demás.
Fuego (Fire): la energía, la pasión, la motivación y el compromiso.
Enfoque (Focus): a lo que prestamos atención y cómo.
Estos tres elementos que están presentes en todo el libro crean con el Conocimiento lo que se denomina el modelo K3F (por sus iniciales en inglés) del rendimiento humano. El autor lanza su modelo y sigue insistiendo en la importancia del desarrollo de cada elemento para un mejor rendimiento, pero son poco los consejos reales para trabajar en dichos elementos.
La parte más interesante del libro, y que creo que podemos aplicar en nosotros mismos, es el modelo GROW para mejorar el rendimiento. Esta es una técnica con cuatro etapas donde por medio de preguntas, generamos las mejores formas de lograr nuestros objetivos. Este es un proceso de dentro a fuera, donde la persona o el equipo tienen la responsabilidad de desarrollar sus soluciones e ideas, y el plan de acción. Los cuatro pasos son:
Objetivo (Goal): ¿cuál es la meta? Asegúrese de que está bien definida.
Realidad (Reality): debe ser exacta.
Opciones (Options): un brainstorming para generar todas las opciones.
El camino a seguir (Way forward): ¿qué va a hacer? Asegúrese de que es factible.
El libro proporciona una lista exhaustiva de preguntas para cada etapa, que podemos utilizar desde el establecimiento de metas a la manera de avanzar.
Dado que el coaching está pensado no sólo para trabajar con nosotros mismos, sino con los demás, el autor propone diferentes maneras de tratar con las personas en función de su disposición a colaborar. Se dan ejemplos de conversaciones de coaching; Sin embargo, alguno de ellos me ellos me resultó un poco de fantasioso (como la conversación de coaching con una niña de dos años).
Por último, yo diría que este es un libro del cual podemos obtener algunas ideas útiles. Probablemente el modelo GROW es la parte más relevante y fiable, siendo una herramienta para trabajar sobre nuestro el rendimiento, y el de los otros.

La Universidad y sus retos

universidad_de_deustoRecientemente leí la noticia de que la Universidad de Deusto ha nombrado como nuevo rector a José María Guibert en sustitución del saliente Jaime Oraá que termina su último mandato. Parece que esta Universidad quiere impulsar su perfil tecnológico al incorporar como rector a un ingeniero, y así modernizar su imagen. Espero que no se queden en un simple lavado de cara, sino que  forme parte de un plan más amplio para mejorar la calidad y competitividad.

El caso es que, hablando de universidades españolas, la cosa está complicada. Ninguna de ellas se encuentra entre los cien primeros puestos de los principales rankings mundiales de 2012 y 2013. Es más, no hay noticias de una universidad española en ningún ranking hasta el puesto 176 del QS World University Ranking. Aunque estas clasificaciones puedan tener cierto sesgo, el dato es desalentador, y pone sobre el tapete una pregunta: ¿buscan las universidades españolas realmente la excelencia?

Hace unos meses una persona muy cabal me dijo que cualquier universidad tiene que tener como misión ser la mejor si realmente aspira a competir y ser líder. Esta afirmación, que seguro admite matices, representa toda una declaración de intenciones de lo que se quiere y cómo hacerlo. Porque para ser el mejor hay que tener los mejores profesores, los mejores métodos, los mejores medios…

En un periodo muy corto de tiempo (entre cuarenta y cincuenta años) pasamos de una universidad exclusiva y elitista a otra sobredimensionada y cercana. Y eso, en principio, fue bueno porque democratizó el acceso a la educación superior. Pero es como si durante esa fiebre de apertura de universidades y campus nos hubiéramos olvidado de la excelencia y calidad. Tener más centros no significa mejor educación, así como tener más profesores no es sinónimo de mayor nivel lectivo. El éxito viene cuando nos enfocamos y destinamos recursos a los asuntos realmente importantes y que tienen futuro, y no cuando los profesores tienen que buscar formas de justificar su tiempo y presencia con investigaciones y estudios estériles (no todo es malo, hay casos de personal y centros muy competentes y obteniendo resultados muy satisfactorios).

¿Acaso en las universidad no existe la palabra innovar? Y no me refiero a la investigación más científica, sino a los procesos de enseñanza y estudio que parecen estar anclados en modelos antiguos y de educación primaria. A la estructura organizativa que resulta pesada y dificulta el cambio. A las capacidades de alumnos y profesores que se ven infrautilizadas o incluso ninguneadas

Por último, quiero referirme a la necesidad de salir al exterior que tienen las universidades españolas (sí, también ellas). Hay que abrir los ojos y darse cuenta de que para tener a los mejores profesores hay que salir fuera, que muchos estudiantes prometedores no son de aquí, que para prosperar hay que competir a nivel global con los mejores. Y esto solo se consigue si se formula una propuesta atractiva y existe un plan para la excelencia. ¿Existe ese plan?

Presento mi blog

Con esta entrada no pretendo hacer un ejercicio de hedonismo, ni justificar la existencia de este blog . Entiendo que él mismo con su contenido se debe defender y será el tiempo y los usuarios los que determinen si tiene interés y merece la pena. Sin embargo, sí creo que tengo que dar algunas claves sobre su origen y finalidad.

En primer lugar,  este espacio responde a mi inquietud por la empresa y todo lo que está  relacionado con ella. Y lo expreso en un sentido amplio. Algunos pueden creer que hablar de empresa es hablar de  finanzas, marketing y economía. Pero yo opino que es eso, y mucho más. Empezando por las personas, que somos las que en realidad constituimos las organizaciones y que hacemos que sean lo que son, para bien o para mal. Sé que esto de las personas puede resultar un poco manido, pero a lo largo de mi carrera profesional he sido testigo o protagonista de la gestión e interacción del capital humano, y estoy convencido de que, por un lado, la mayoría somos unos ineptos sociales, y por otro lado, de que en las organizaciones hay mucho potencial desaprovechado.

También me interesan las propuestas innovadoras en distintos campos (ligadas a la tecnología o no) que día a día surgen y tienen aplicación en la empresa. Querer conocer esas novedades y mi deseo de transmitirlas a través de este soporte, ayudan a uno de mis objetivos vitales como es el aprendizaje.   Creo uno no deja de formarse en la vida, pero si además se hace con emoción resulta gratificante.

Si algo exigen los tiempos que vivimos tan cambiantes es estar bien informado. Esta plataforma es una vía para la transmisión de información y su análisis, y a su vez es un acicate que me exige estar al día.

Se trata, en definitiva, de un blog generalista (quizás uno de los pecados capitales de una bitácora :)) que me permitirá abordar distintos temas ligados a la empresa. Por otro lado, tengo la intención de que sea bilingüe, con entradas en castellano y en inglés, lo que creo que enriquecerá las fuentes, los comentarios y la participación.

Finalmente, me gustaría concluir con una llamada a la participación. Agradeceré las propuestas, críticas constructivas y la contribución (comentarios, colaboraciones…) de todo aquel que tenga algo interesante que decir. ¡Y así deseo que sea!.

¡Bienvenidos a bordo!.

Selección de idioma: