Home » Posts tagged 'flujo de efectivo'

Tag Archives: flujo de efectivo

Seguir el blog:

Benchmark Email
Powered by Benchmark Email

Lo que leo:

Cambios contables. Oportunidad perdida

Todos hemos tenido noticia desde diferentes frentes de la última modificación de la normativa contable producida en diciembre del pasado año. Otra más. A este paso nos tendremos que ir acostumbrando a que las leyes contables cambien casi con la misma frecuencia que las tributarias. Para no perderse con las novedades, no está de más echarle un vistazo al Código de Contabilidad Financiera y Sociedades editado por el Icac y el BOE. Es una guía práctica en el laberinto de leyes y resoluciones del Icac (aquí en pdf).

El caso es que una de las modificaciones del plan de contabilidad que más me ha llamado la atención ha sido la eliminación de la obligatoriedad de elaborar el estado de cambios en el patrimonio neto (ECPN) en la formulación de cuentas abreviadas y de pymes. Y la verdad, no es tanto la eliminación del ECPN lo que me choca, que a fin de cuentas poco aportaba y se utilizaba en el caso de las pequeñas empresas, sino que no se haya utilizado la oportunidad para poner en valor el estado de flujos de efectivo (EFE).

Me explico. Comprendo que el objetivo del cambio normativo, originado a instancias de Europa, es simplificar la gestión de las pymes y aligerar la carga de obligaciones contables y administrativas. Sin embargo, creo que con tanto abreviar y favorecer espacios “cómodos” para las empresas más pequeñas, corremos el riesgo de que no haya alicientes para hacerlas crecer, y donde debía haber una organización con cierta envergadura y fuerza, haya un racimo de microempresas (por no hablar de la picaresca de algunos empresarios). En este sentido, no exigir el EFE supone eludir un elemento de control básico y práctico que es de gran utilidad para potenciales inversores, entidades financieras… que puedan dinamizar el futuro de la empresa.

El flujo de efectivo nos habla de algo tan tangible como es el dinero que genera la empresa y cómo lo hace. A fin de cuentas, no es más una representación formal de la cuenta de la vieja que cualquier pequeño empresario realiza en su día a día. Como he comentado muchas veces, olvidémonos de las cuentas (y su ingeniería) y centrémonos en la “pasta”.

Por otro lado, reconozco que, en la práctica, serían los gestores y asesores los que acabaran completando y dando forma a este estado financiero, ante el desinterés generalizado de los pequeños empresarios en todo lo que concierne al cumplimiento contable y financiero. Pero ese es otro problema: el de la falta de cultura financiera y empresarial.

Ayuda en la preparación del Estado de Flujos de Efectivo

9788415735168Uno de los documentos que integran las Cuentas Anuales es el Estado de Flujos de Efectivo (EFE). Este documento es obligatorio salvo en el caso de que se puedan formular balance, estado de cambios en el patrimonio neto y memoria en formato abreviado.
Desde mi punto de vista, el EFE es el documento más complicado de elaborar y que requiere un mayor conocimiento de los entresijos de la empresa. Por otro lado, creo que es uno de los elementos que aporta mayor información sobre el comportamiento de la empresa y su capacidad para convertir el resultado en tesorería. No entiendo, como ya he manifestado en ocasiones anteriores, a qué se debe que este informe no sea obligatorio para todas las empresas. Me parece que ello va en detrimento de una información útil para los usuarios, así como de una mayor cultura financiera.
A la hora de abordar la elaboración del EFE acudí a varias fuentes, pero sin duda la que más útil me resultó fue el libro de Francesc Gómez titulado “aplicación en Excel para la Elaboración de Estados de Flujo de Efectivo”. Se trata de un manual práctico en el que paso a paso y con la ayuda de una hoja de cálculo se dan las pautas para elaborar el EFE. Los pasos son básicamente tres:
– Entrada de datos del balance del ejercicio actual y anterior.
– Entrada de saldos de debe y haber de algunas partidas.
– Entrada de ajustes.
La tercera fase es la que requiere mayor conocimiento de los acontecimientos ocurridos durante el ejercicio y que deben ser recogidos en el EFE. El autor proporciona varios posibles ajustes a realizar en las distintas secciones del documento. No obstante, tenemos que recordar que nosotros somos los que conocemos las empresa, y los que, por tanto, debemos decidir si los ajustes propuestos son los adecuados o tenemos que incorporar alguno más. Estoy seguro de que en muchos casos con los ajustes indicados en el manual será más que suficiente.
En definitiva, se trata de una herramienta muy práctica que puede ser de mucha validez cuando abordamos la elaboración de las Cuentas Anuales.

Desmontando el Fondo de Maniobra

Sabemos cómo calcular el FM recurriendo a las grandes partidas de balance. Ahora vamos a detallar los elementos que lo componen (figura 2):

Desglose FMEsta representación se corresponde a la de una empresa industrial; en el caso de una empresa comercial, la mención a las existencias queda reducida a una única: existencias de mercaderías. Y en el caso de muchas empresas de servicios, no habrá existencias.
En esta descomposición del FM lo realmente importante son las partidas que constituyen las Necesidades (o Disponibilidad) del FM de explotación, también denominado Necesidades operativas de financiación (NOF). Esas partidas (existencias, clientes y proveedores) son la clave de la actividad de la empresa y dominan el ciclo corto. Es por ello, que es necesario analizarlas con mayor detalle.
Pero antes de profundizar en los componentes clave del circulante, podemos hacer un análisis del FM comparándolo con el del periodo anterior. Esto es, analizar la variación producida entre dos periodos (generalmente anualidades), y ver cuál es el signo de dicha diferencia, y qué implica. Definimos la variación como la diferencia entre el periodo de referencia N y el inmediatamente anterior N-1. Por tanto, variación = N-(N-1). Véase la figura 3.

Variación del FM

En función del signo de la variación del FM, podemos afirmar:

  • Si variación del FM > 0: en el periodo se ha producido un incremento de las necesidades financieras en el ciclo corto. Este incremento de financiación necesaria puede tener su origen en una disminución de la tesorería o mayor aportación del pasivo fijo, por ejemplo.
  • Si variación del FM < 0: en el periodo analizado se ha producido una disminución de las necesidades financieras en el ciclo corto.

Este análisis se puede realizar para varios periodos, y comprobar si se cumple alguna tendencia que debamos corregir (especialmente cuando observamos periodos de tiempo cortos como semanas o meses).
Conviene recordar que la variación del FM es uno de los componentes de otra herramienta de análisis muy potente como es el flujo de caja o cash flow.