Home » Posts tagged 'análisis financiero' (Page 2)

Tag Archives: análisis financiero

Seguir el blog:

Benchmark Email
Powered by Benchmark Email

Lo que leo:

Ratios para analizar el Fondo de Maniobra

fraction-27242_1280No hay análisis financiero que se precie sin la utilización de los socorridos ratios. Se corre el riesgo de simplificar en exceso, perdiendo matices, pero si se valoran en su justo nivel de aportación pueden resultar útiles, y nos sirven para observar tendencias.
1. Ratio de circulante:
Este ratio también es conocido como ratio de liquidez o de solvencia a corto plazo. Su cálculo es muy sencillo:
ratio del circulante

Toma los dos componentes necesarios para calcular el FM por la vía del corto plazo, y por tanto nos habla del equilibrio en ese ciclo.
En teoría, y sin atender a ninguna otra consideración, cuanto mayor sea el valor de este ratio mayor será el equilibrio a corto plazo, y, por tanto, menor el riesgo de crédito, también, a corto plazo. Sin embargo, esta afirmación habrá de tomarse con pinzas y teniendo en cuanta la naturaleza de cada empresa, la composición de su circulante y los flujos de su operativa.
Como es obvio, si el ratio es mayor que uno, el FM será positivo, y en caso contrario, negativo.
2. Ratio de Financiación del Capital Circulante:
ratio de financiación del capital circulante

Este ratio nos da el grado en que el FM financia el activo circulante. De nuevo estamos ante un indicador que no tiene un valor óptimo, y que requerirá observar las características de la empresa. Además, diría que no es especialmente útil en el caso de FM negativos.
No obstante, lo podemos utilizar para comparar datos históricos y previsionales. También se puede expresar como FM/Existencias, en cuyo caso medirá el grado de cobertura de las existencias.
3. Ratio de rotación del FM:
ratio de rotación del FM

Al igual que al calcular el PMM obtenemos la rotación de los distintos plazos del circulante, podemos obtener la rotación del FM. Este ratio nos dirá cuántas veces se genera el FM en relación a las ventas del periodo, y por tanto, con qué intensidad se utiliza. Es un ratio de análisis que nos puede servir para hacer comparativas.

Particularmente no soy muy partidario del abuso de los ratios, pero ahí están por si pueden aportar algo en el análisis.

Previsiones y políticas operativas y el Fondo de Maniobra de Explotación

Después de analizar las partidas del circulante, y una vez obtenidos los valores reales del Periodo Medio de Maduración, podremos ponerlos en relación con las previsiones que hagamos y los valores que consideremos como óptimos.
Algunas de las previsiones que se pueden realizar son:
1. Objetivo de ventas:
Conocidos los distintos plazos del circulante y los coeficientes de rotación, podemos establecer una previsión de ventas. En cascada generaremos el coste de ventas (por aplicación del margen respecto a las ventas, o por el presupuesto elaborado) y el importe de compras para esas ventas.
De esta manera, y despejando las fórmulas para obtener los plazos medios, obtendremos los valores previsionales de circulante (figura 7):
Valores previsionales del circulanteAsí pues, nos valemos de los datos históricos de PMM para obtener los valores del FM de explotación previsional:
Necesidades/Disponibilidad de FM de Explotación previsional= Saldo Medio stock previsional + Saldo Medio clientes previsional – Saldo medio proveedores previsional
Este ejercicio es especialmente útil cuando estamos preparando presupuestos, porque nos permite prever cuáles serán nuestras necesidades y tomar medidas para cubrirlas.

2. Valores óptimos de rotación:
Un paso más allá en el ejercicio previsional puede ser no sólo plantear un objetivo de ventas, sino plantear también unos valores óptimos de rotación (figura 8):
Valores óptimos del circulanteEste análisis nos lo platearemos cuando tengamos muy claro cuál debe ser la rotación de cada uno de los plazos, y por tanto, cuáles deben ser los valores del circulante asociados a dicha rotación. Así, se generarán unas necesidades/disponibilidades óptimas de FM de explotación, que serán las que debamos gestionar.

Seguramente hacer previsiones y platearse valores óptimos es mucho más fácil que ponerlos en práctica; pero en realidad, no es más que el primer paso en la política de gestión del circulante y liquidez de la empresa. De esta manera, se deberán poner en marcha acciones concretas para reducir el tamaño del FM de explotación:

  • Acortar el plazo medio de stock: con acciones que agilicen el proceso productivo y minimicen los volúmenes de existencias. Con este fin, en algunas empresas se han puesto en marcha modelos de producción just in time.
  • Acortar el plazo medio de clientes: buscar mercados con plazos de cobro más cortos, ofrecer descuentos por pronto pago (cuidando el impacto en el margen)…
  • Ampliar el plazo medio de clientes: sin superar los límites legales.

Finalmente, hay que mencionar que la gestión del circulante no es exclusiva de la función financiera, sino que implica a otras áreas tales como operaciones, compras y ventas.

Desmontando el Fondo de Maniobra

Sabemos cómo calcular el FM recurriendo a las grandes partidas de balance. Ahora vamos a detallar los elementos que lo componen (figura 2):

Desglose FMEsta representación se corresponde a la de una empresa industrial; en el caso de una empresa comercial, la mención a las existencias queda reducida a una única: existencias de mercaderías. Y en el caso de muchas empresas de servicios, no habrá existencias.
En esta descomposición del FM lo realmente importante son las partidas que constituyen las Necesidades (o Disponibilidad) del FM de explotación, también denominado Necesidades operativas de financiación (NOF). Esas partidas (existencias, clientes y proveedores) son la clave de la actividad de la empresa y dominan el ciclo corto. Es por ello, que es necesario analizarlas con mayor detalle.
Pero antes de profundizar en los componentes clave del circulante, podemos hacer un análisis del FM comparándolo con el del periodo anterior. Esto es, analizar la variación producida entre dos periodos (generalmente anualidades), y ver cuál es el signo de dicha diferencia, y qué implica. Definimos la variación como la diferencia entre el periodo de referencia N y el inmediatamente anterior N-1. Por tanto, variación = N-(N-1). Véase la figura 3.

Variación del FM

En función del signo de la variación del FM, podemos afirmar:

  • Si variación del FM > 0: en el periodo se ha producido un incremento de las necesidades financieras en el ciclo corto. Este incremento de financiación necesaria puede tener su origen en una disminución de la tesorería o mayor aportación del pasivo fijo, por ejemplo.
  • Si variación del FM < 0: en el periodo analizado se ha producido una disminución de las necesidades financieras en el ciclo corto.

Este análisis se puede realizar para varios periodos, y comprobar si se cumple alguna tendencia que debamos corregir (especialmente cuando observamos periodos de tiempo cortos como semanas o meses).
Conviene recordar que la variación del FM es uno de los componentes de otra herramienta de análisis muy potente como es el flujo de caja o cash flow.

Selección de idioma: