Home » Más » Reseña de libros » Los canallas del cuarto cuadrante de Carlos Polo

Seguir el blog:

Benchmark Email
Powered by Benchmark Email

Lo que leo:

Los canallas del cuarto cuadrante de Carlos Polo

71kdaik014lEste libro está escrito por un emprendedor nato. Alguien que ha puesto en marcha varias startups y que, desde su experiencia, nos relata qué es y qué implica innovar, así como que va más allá del mero hecho de crear una empresa. De hecho, todo el relato gira en torno al emprendimiento más rupturista, aquel que aborda soluciones para problemas no siempre definidos.

En la primera parte del texto (quizás un poco academicista), en base a una matriz de gestión de la innovación, se detallan el concepto y el ámbito de la invención tecnológica más disruptiva que vertebra toda la obra. Trabajar en este terreno supone una búsqueda continua del modelo de negocio, del problema y de la solución. Nada es conocido, todo está por andar. Es un planteamiento que recuerda a la estrategia de los océanos azules.

Se ofrecen numerosos ejemplos de iniciativas innovadoras para ilustrar cómo se gestiona y se genera el negocio en terrenos inexplorados (se agradece que no se recurra a los trilladísimos casos de Zara y Apple). Algunos de esos ejemplos son curiosos (Chupa Chups, Salsa Bastarda), e incluso se bucea en la historia (Cristóbal Colón), pero parece que a todos los guía una función pedagógica.

El autor nos va dando las pautas que un emprendedor debiera tener en cuenta en este tipo de negocios rupturistas, desde el planteamiento (crea-acción pivotante frente a la predicción más clásica), la financiación (capital riesgo) hasta las líneas rojas (pérdida permitida). Igualmente me parece interesante la crítica a los concursos de ideas y el concepto del emprendedor paniaguado como cegador y desacelerador.

En la parte final, se relata el pasaje más duro: el fracaso empresarial del autor.  Sin duda, es un ejercicio valiente y que supone una lección de lo complicado que es emprender y de los aciertos y desaciertos en ese camino. Quizás se echa en falta una mayor profundización en las causas, y hay cierto aire revanchista, pero se agradece que alguien hable de sus errores. Es algo que no se ve frecuentemente.

En definitiva, se trata de un libro ameno, fácil de leer. Es totalmente recomendable para alguien que quiera emprender. Dicen que es bueno fallar y aprender de ello, pero es mejor si aprendes de los errores de otros.

Deja un comentario