Home » Gestión Financiera » Legalización telemática de libros: paralizada

Seguir el blog:

Benchmark Email
Powered by Benchmark Email

Lo que leo:

Legalización telemática de libros: paralizada

img_como_inscribirse_en_el_registro_mercantil_22128_300 Ayer recibimos la noticia de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid paralizaba la obligación de presentar los libros contables de forma telemática, recogida en la afamada Ley de Emprendedores de 2013, y cuyos principios y criterios unificadores se establecían en la Instrucción de la Dirección General de Registros y del Notariado (emitida en febrero de 2015).
Parece ser que la demanda presentada por las sociedades cotizadas pretendía paralizar aquella obligación en lo que a los libros de actas se refiere, al considerar que los mismos pueden contener información confidencial y, por tanto, de importante valor para la empresa.

Por lo que leo en la prensa, las demandantes pretenden, no tanto, eliminar la obligación sino que se establezcan mecanismos de control y protección a la información contenida en las actas. De esta manera, se exige sistemas de transmisión informática seguros así como que desde el Registro Mercantil no se dé publicidad sobre el contenido de las actas. Entiendo que es una petición razonable, especialmente para sociedades de mayor tamaño. Sin embargo, supone un pequeño tsunami a falta de un día para la finalización del pazo de presentación de libros.
¿Y ahora qué? Pues todo parece indicar que la legalización telemática de libros de actas queda en suspenso hasta que exista una sentencia y una posterior normativa que la regule. Mientras tanto serían válidos los libros en papel. Para aquellos libros de actas ya legalizados electrónicamente (y aquellos que ahora se deseen presentar por esa vía) no debiera haber ningún problema. Es previsible que cualquier decisión que se tome, por lo menos, establezca la voluntariedad del envío telemático.
¿Y los libros de contabilidad (diario, inventario y cuentas anuales…)? También se ven afectados por la sentencia, porque si la Instrucción se centra sobre todo en los libros de actas, la Ley de Emprendedores habla de todos los libros que obligatoriamente deban llevar los empresarios. Esto parece apuntar, de nuevo, que los libros de diario, por ejemplo, en papel o en soporte cd serían válidos. Aunque a estas alturas creo que muchos serán los que no quieran dar un paso atrás y prefieran seguir con el envío telemático.
Tendremos que esperar y ver cómo acaba todo pero, como en otras ocasiones, nos encontramos en una innecesaria incertidumbre sobre un tema que no la debiera haber generado si se hubiera gestionado mejor desde que se anunció en 2013. Veremos.

Deja un comentario

Selección de idioma: