Home » Gestión Financiera » Consejos sencillos para hacer presupuestos de tesorería

Seguir el blog:

Benchmark Email
Powered by Benchmark Email

Lo que leo:

Consejos sencillos para hacer presupuestos de tesorería

calculator-913164_1280A la hora de elaborar presupuestos, uno que de los aspectos que inevitablemente hay que abordar es la tesorería. Cuáles serán las entradas y salidas de caja, los cobros y los pagos. En definitiva, qué movimiento se va a generar en el efectivo como consecuencia de la actividad de la empresa. Se trata del corolario de un ejercicio de proyección que necesariamente debe concluir en algo tangible: cuánto dinero gano (o pierdo).

En primer lugar, debemos ser conscientes de dónde nos movemos. Hay que distinguir el ciclo sobre el que se va a proyectar el presupuesto. Es decir, si estamos hablando de un presupuesto a un año vista (o más) dentro del marco de los presupuestos generales o plan estratégico, o si por el contrario, se trata de una estimación a dos o tres meses (incluso semanas) con el fin de prever una posición de tesorería o determinar la financiación más adecuada del circulante. La información con la que contaremos en ambos casos podrá ser distinta, y se verá afectada por el sector en que opera la empresa.

Por lo general,  en los presupuestos a más largo plazo, contaremos con un montón de previsiones (ventas, gastos, personal…)  y pocos datos ciertos (si acaso saldos de apertura, y operaciones de naturaleza real como préstamos, alquileres…). Construir con estos mimbres es complicado y ello afectará a la calidad del reporte  generado.

Por su parte, en el caso de las previsiones para un plazo más corto de tiempo, tendremos más datos ciertos como efectos de cobro, efectos de pago, pagos por salarios muy cercanos a lo real… Sin duda alguna, la calidad de la información es alta, pero también el grado de exigencia a la proyección será mayor.

A la hora de trabajar con cálculos a corto plazo, nos podemos valer de modernas (y caras) herramientas informáticas de gestión de tesorería que nos pueden ayudar, pero que no son capaces de reemplazar nuestra experiencia. Así, algunos consejos que debemos tener en cuenta al estimar la tesorería a corto plazo son:

  • Vencimiento real de cobros de clientes y pagos a proveedores:

En teoría se sabe cuándo cobraremos de nuestros clientes y tenemos unos vencimientos establecidos, pero la experiencia nos demuestra que muchas veces no se cumplen. Seguro que tenemos algún cliente que agrupa pagos, o que solo paga una vez al mes, o que se retrasa sistemáticamente, o decenas de circunstancias que condicionan las fechas de cobro teóricas. Hay que tener en cuenta esto y ajustarlo en nuestra previsión. También nos ayudará el hecho de tener herramientas de cobro que dominemos y que nos ofrezcan más certeza, como la domiciliación.

En cuanto a los pagos, por lo general los vencimientos se cumplirán, pero aquí también conviene utilizar herramientas de pago que controlemos como la transferencia o el confirming. De esta manera evitaremos el pago de operaciones no previstas.

  • Pagos y cobros no recurrentes:

Debemos hacer un repaso a aquellas transacciones que no ocurren a menudo. Por ejemplo, aquel pago de impuestos municipales que se carga una vez al año, o el préstamo que se paga cada seis meses, o un pago de dividendos o algún cobro excepcional que venga de años atrás. Un buen ejercicio es mirar qué cosas fuera de lo común había en períodos anteriores.

  • Pago de nóminas y seguridad social:

En el corto plazo será más fácil disponer de una cifra si no exacta, por lo menos muy aproximada de los pagos salariales. No nos olvidemos de circunstancias especiales como las pagas extras o las retenciones de renta.

  • Intereses y gastos bancarios:

Según de qué empresa se trate y de su esquema de financiación, pueden tener un impacto importante. Los intereses por financiarnos y comisiones asociadas son cargos que pueden pasar desapercibidos al realizar una previsión.

  • Diferencias de cambio:

Si tenemos saldos en divisas, y aunque estemos hablando del corto plazo, habrá que valorar el impacto del tipo de cambio en dichos saldos al final del período que estamos proyectando. Por otro lado, trabajar con seguros de cambio nos ayuda a mitigar esta incertidumbre.

Hay muchos consejos que se podrían considerar. Estos no son más que un punto de partida, una referencia. Podemos hacer una presupuesto tan detallado como consideremos pero siempre teniendo en cuenta que nos compense el esfuerzo invertido.


2 comentarios

  1. Interesantísimo el post. Estoy muy interesado en la instrumentación del presupuesto de tesorería y todas las técnicas para su construcción detallada y posterior análisis del deficits y superávit . Usted tiene documentación más exhaustiva sobre este asunto o puede recomendar algún manual donde venga expuesto de la forma más completa posible? Estoy muy interesado en ello. Es uno de los instrumentos más importante para la empresa y el que menos importancia se le da en muchos casos. No hay manuales de referencia para su completa elaboración.

    Gracias.

    • @José Gracias. Coincido contigo en la importancia de la gestión de tesorería. Es una función muy relevante del campo financiero, que se suele complicar con el tamaño de la empresa.
      En respuesta a tu consulta, he revisado mi biblioteca y no he localizado un manual específico sobre tesorería. Seguramente los haya y no los conozco. Echaré un vistazo al asunto y si encuentro algo que merezca la pena, lo comunicaré.

Deja un comentario

Selección de idioma: