Home » Gestión Financiera » ¿Cambiarán los robots el paradigma del análisis de los costes estándar?

Seguir el blog:

Benchmark Email
Powered by Benchmark Email

Lo que leo:

¿Cambiarán los robots el paradigma del análisis de los costes estándar?

Últimamente se está hablando mucho de cómo en un futuro no muy lejano la implantación intensiva de la tecnología en el ámbito laboral tendrá como consecuencia la eliminación de empleos que serán sustituidos por robots o diversos tipos de automatización. Abundan los estudios al respecto que difieren sobre el grado de este impacto, pero según la OCDE (por citar uno) el porcentaje de empleos con alto riesgo de automatización, y por tanto de ser eliminados, oscila del 6 al 12% entre los principales países desarrollados. Tampoco está muy claro el horizonte temporal en el que este cambio (disruptivo, lo llaman) se producirá, aunque algunos hablan de los próximos 10 o 20 años.
Como quiera que sea, sí parece que la configuración de los procesos productivos tal y como la conocemos actualmente va a cambiar radicalmente. Y aunque no se verán afectados exclusivamente los trabajadores que desarrollen tareas de tipo más rutinario, lo cierto es que en el disparadero de salida se sitúan los puestos ocupados por lo que denominados mano de obra directa.

Esta sustitución de hombre por máquina no es algo nuevo. Solo hay que recordar cómo hace 20 o 30 años las fábricas empleaban a numerosos trabajadores en un entorno productivo semiautomático. Sin embargo, ahora parece que nos estamos acercamos a un reemplazo definitivo.

En este contexto, algunos de los análisis de costes que se vienen realizando históricamente pueden perder su vigencia o deben ser actualizados. Es el caso del control mediante costes estándar, donde uno de los elementos clásicos de estudio ha sido, y es, la mano de obra directa. Analizamos las desviaciones respecto al presupuesto estándar en términos de coste y en términos de rendimiento, para saber cuál es el comportamiento del personal directamente ligado a la producción, e implementar acciones, si fuera necesario.

Pero en un entorno de automatización casi plena, este análisis deja de tener sentido. Ya no estaremos ante el personal de producción como una fuente de desviación, o si la hay será menor y probablemente fácil de identificar, lo que conllevará a que el foco de control lo debamos orientar hacia otros ámbitos (materias primas, gastos generales…).

En definitiva, veremos cómo los cambios en la estructura de los procesos productivos van a implicar, cuanto menos, la adaptación de los sistemas de análisis y control vigentes actualmente, cuya validez en el futuro estará condicionada por el grado de transgresión de dichos cambios.

Deja un comentario