Home » Contabilidad » Novedad en la regulación contable: NIIF 16 sobre alquileres

Seguir el blog:

Benchmark Email
Powered by Benchmark Email

Lo que leo:

Novedad en la regulación contable: NIIF 16 sobre alquileres

home-589068_1920El pasado 13 de enero el IASB (el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad, por sus siglas en inglés) emitió la Norma Internacional de Información Financiera (NIIF) número 16 que aborda la manera de contabilizar los préstamos, y sustituye a la anterior norma (IAS 17).
Aunque no he podido revisar el contenido de esta nueva regulación (incomprensiblemente el documento solo es accesible para suscriptores de pago de la página del IFRS), sí que he podido leer el sumario del proyecto así como el análisis de los efectos. Algunos de los aspectos que yo destacaría son los siguientes:
– Se establece  un único modelo de contabilización para el arrendatario de los arrendamientos operativos y financieros, siendo el que se venía aplicando para estos últimos el que prevalece. Es decir, en el momento de formalizar un arrendamiento (ya sea operativo o financiero), el arrendatario deberá registrar un activo (inmovilizado) y un pasivo financiero por el mismo importe, que será el valor actual de los pagos acordados para la vigencia de dicho arrendamiento.
El inmovilizado así generado se amortizará en el plazo de vigencia del préstamo, y el pasivo financiero se irá minorando a medida que se realizan los pagos al arrendador, generándose un gasto financiero (en relación con la actualización de valor) que se imputará al resultado.
– Desaparece, por tanto, la imputación de alquiler al resultado del ejercicio.
– La modificación tiene un efecto neutro en el conjunto de la vida del préstamo; es decir, el gasto total por alquiler imputado al resultado con la regla anterior será igual a la suma total de gasto imputado por amortización y gastos financieros siguiendo la NIIF 16. Eso sí, se producen diferencias en los gastos imputados en cada año aplicando un modelo u otro.
– El objetivo que se busca es que en el balance afloren unos derechos y obligaciones (presentes en el caso de realizar una adquisición), mejorando la comparabilidad entre empresas y reduciendo los ajustes por parte del usuario de la información financiera. La diferencia surgía entre empresas que compran y aquellas que alquilan.
– Entrada en vigor: a partir del 1 de enero de 2019, con posibilidad de aplicarlo antes solo si también se aplica la NIIF 15. A tener en cuenta lo que comento más abajo sobre este aspecto.
– Excepciones: esta nueva normativa no será de aplicación para alquileres inferiores a un año o cuando el valor actual del inmovilizado a reconocer sea reducido (como referencia se indica 5.000 dólares americanos).
Algunas de las reflexiones que se pueden plantear en torno a esta novedad son:
Aplicación y entrada en vigor a nivel europeo y local: de momento, como norma internacional se aplicará a los grupos de sociedades cotizados. Hay que ver cómo se incorpora la nueva NIIF en el marco normativo contable europeo, y cómo se recoge posteriormente en la legislación nacional (en qué condiciones, plazo y para qué agentes).
Impacto para las pymes: se debe valorar si los beneficios que persigue la nueva NIIF compensan los costes en que deban incurrir las pequeñas y medianas empresas por su aplicación.
– Impacto en indicadores: la aplicación de la nueva normativa tiene un efecto directo en magnitudes tan utilizadas como el Ebitda o el Fondo de Maniobra, lo que requerirá establecer nuevas referencias y objetivos.
– Habrá que ver cuáles son las implicaciones fiscales de esta modificación.

Deja un comentario

Selección de idioma: